Brutal paliza «familiar» a un joven cristiano paquistaní por no convertirse al Islam

Riaz Masih, de 26 años, enfureció a sus cuatro hermanos mayores al no querer convertirse al Islam. Éstos le golpearon hasta dejarlo inconsciente. Llevaban varias semanas amenazándole con matarlo, que para ellos «era lo recto ante Alá». Sus padres, que eran cristianos, murieron cuando Riaz era niño, y desde entonces ha estado sometido a presiones de su entorno más cercano para abrazar la religión islámica.
Riaz Masih explicó que su continuo rechazo a convertirse enfureció a sus hermanos y al clérigo musulmán que los ha criado, Moulvi Peer Akram-Ullah. El 8 de febrero sus hermanos registraron a fondo su casa situada en esta ciudad, en la Provincia de Punjab, al sudoeste de Islamabad.
«Me dijeron que la situación estaba al límite y que me si no convertía enseguida tendría que enfrentarme a la muerte», dijo Masih. «Decían que matar a un infiel no era pecado, al contrario, que era recto a los ojos de Alá el todopoderoso», recuerda Masih.
Masih les rogó que le dieran unos minutos para considerar la conversión y después trataría de escapar, pero ellos le agarraron y le golpearon con palos de bambú, dejándole por muerto, explicó. «Desahogaron su furia y me dejaron, creyendo que estaba muerto, pero Dios Todopoderoso me resucitó para comunicar sus buenas nuevas de vida», responde ahora Masih convencido.
Sus hermanos y Akram-Ullah habían estado coaccionándolo para que se convirtiera al Islam desde que sus ellos se habían convertido. «Me han estado apremiando para que abrace el Islam desde que ellos renegaron del cristianismo», dijo Masih, «pero desde hace un mes intensificaron la presión para que me convirtiera».
Riaz creció sin tener oportunidades de asistir a los servicios en una iglesia a causa de la conversión al Islam de sus hermanos. Además, no había una iglesia cristiana donde él vivía. Sin embargo, conoció a dos familias cristianas y entonces su amor por la fe cristiana, en la que se educó en su infancia, se acrecentó mientras persistentemente rehusaba convertirse al Islam.
LE OFRECIERON DINERO Y UNA MUJER
Akram-Ullah y sus hermanos intentaron coaccionarle antes ofreciéndole un millón de rupias (11.790 $ USA), una espaciosa residencia y una mujer de su elección para atraerlo al Islam, pero él lo rechazó.
El clérigo musulmán ha transformado a los hermanos y a la hermana de Masih a su manera, según indicó la organización de derechos humanos «Rays of Development» (ROD) que proporcionó apoyo moral, médico y financiero a Masih. ROD empezó ayudando a Masih después de un episodio en el que la «Christian Welfare Organization» (CWO) (Organización Cristiana Asistencia Social) llevó a los cristianos heridos a ROD.
Un portavoz de CWO comentó a Compass que Akram-Ullah había ofrecido a los hermanos y a la hermana de Masih una gran parcela de terreno en una zona residencial, y también 500.000 rupias (5.895 $ USA) a cada uno, si recitaban el kalimah, la profesión de fe para convertirse al Islam.
«El nunca aceptó la invitación al Islam del clérigo islámico, a pesar de que su hermana musulmana recién convertida y sus cuatro hermanos mayores incrementaron la coacción para que se convirtiera, así como también para que viviera con ellos como una familia», dijo el portavoz de CWO.
MASIH PERMANECE ESCONDIDO
Adnan Saeed, miembro ejecutivo de ROD, comentó a Compass que cuando los padres de Masih, el carpintero George Albert y su esposa Stella Albert, fallecieron, Masih y sus hermanos fueron inquilinos de Akram-Ullah, quien cuidó de ellos y les inculcó la ideología islámica.
Saeed dijo que cuando se convirtieron, la hermana de Masih, que ahora tiene 37 años, Kathryn Albert adoptó el nombre islámico de Aysha Bibi; y sus hermanos -Alliyas Masih de 35, Yaqoub Masih de 33, Nasir Masih de 31 y Gullfam Masih de 28- adoptaron los nombres islámicos de Muhammad Alliyas, Abdullah, Nasir Saeed y Gullfam Hassan, respectivamente.
Cuando la familia de Masih intentó matarle, un equipo de ROD le visitó en una localidad no identificada y, además del apoyo que le han dado, están ahora buscando la manera de proporcionarle también asistencia jurídica, explicó Saeed.
Masih dijo que a causa de la hostilidad islamista, sería arriesgado acudir a una comisaría de policía e incluso a un hospital. Un cristiano adinerado le ha dado refugio en un lugar no revelado.
Cuando se escondió, Masih dijo que sus hermanos y Akram-Ulla todavía le persiguen. «Desde que han descubierto que estaba vivo y escondido en alguna parte, procuran atraparme». «Y si me encontraran, sin duda me matarían».
Fuente: Compass Direct. Traducción: Rosa Gubianas. Edición: ACPress.net.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: