La Alianza Evangélica pide el máximo consenso social ante la reforma de la ley del aborto en España

La Alianza Evangélica Española (AEE) pide el mayor consenso para la reforma de la ley del aborto, desde su perspectiva de defensa de la vida del no nato y entendiendo que el problema de la interrupción del embarazo es un asunto ético y no religioso. La AEE ya se había manifestado claramente contraria al aborto, con excepción de los casos en los que el embarazo o el parto llevase a la madre a una situación de riesgo vital.

El secretario general de la Alianza Evangélica Española (AEE), Jaume Llenas, ha explicado que la posición de la AEE en cuanto al tema del aborto es clara: “estamos como principio general en contra del aborto”. Sin embargo, Llenas también ha dicho que debemos tener en cuenta que la legislación no va a prohibir el aborto sino que se va a seguir estableciendo una ley al respecto. Desde esta perspectiva, la misión es no sólo definirse sino también intentar trabajar en todas las vías para lograr que el número de abortos sea el menor posible “para que esos niños y niñas lleguen a nacer” –afirma Llenas.

La AEE hizo público la pasada semana un comunicado en el que señalaba las razones de su postura: “existe la presencia -en esencia y potencia- de un ser humano desde el momento de la concepción”, por lo que entiende que el embrión más pequeño es “un ser con singularidad y personalidad genética, único e irrepetible, y por tanto digno de protección”. Los evangélicos de la AEE entienden que el aborto es un asunto ético en el que se dirime la defensa de la vida, y consideran que “por la singularidad y personalidad genética del no nato, el problema del aborto trasciende la esfera de lo religioso y pasa a ser un asunto primariamente ético”, como es la defensa de la vida de un ser “humano indefenso”.

Las ideas y especialmente las matizaciones prácticas a la reforma de la Ley del aborto, están siendo presentadas a los diferentes estamentos políticos y sociales por parte de la AEE. Además, se ha remitido a los miembros del Observatorio Cívico Independiente, en el que están a título individual creyentes de fe protestantes involucrados en la vida política de diferentes tendencias, para que vehiculen y apoyen las ideas y opciones que consideren adecuadas del Comunicado.

El Comunicado ha sido realizado por 12 personas, más de lo habitual en los Comunicados de la AEE, dada la complejidad del tema. Han participado Francisca Capa (Médico de Familia, Presidenta de la ONG Alianza Solidaria); José de Segovia (Pastor, Periodista y Teólogo); Orlando Enríquez (Médico de Familia); Rodolfo Gzlez. Vidal (Medicina Preventiva); Jaume Llenas (Abogado); Pablo Mnez. Vila (Psiquiatra); Carmen Medina (Catedrática de Escuela Universitaria); Francisco Mira (Psicólogo); Pedro J. Pérez (Licenciado en Historia, Diplomado en Antropología y Teología); X. Manuel Suárez (Político y Endocrinólogo); Pedro Tarquis (Médico Internista y director de ProtestanteDigital); y Marcos Zapata (Terapeuta Familiar y Pastor). Dice Llenas que aunque en lo esencial había acuerdo, los “flecos” y “matices” llevaron a cerca de un mes de debate para llegar al documento consensuado hecho público.

OPCIONES A CONSIDERAR EN LA REFORMA DE LA LEY
Para la AEE es además “erróneo, por insuficiente, el enfoque que centra la legislación del aborto en la mera regulación del acto de abortar como si ésta fuese la única opción posible ante un embarazo no deseado”. Y agregan que con “este enfoque parcial y reduccionista se menoscaban otras opciones que pueden igualmente legislarse y aplicarse, por ejemplo el favorecer la adopción”. En este sentido el secretario general de la Alianza Evangélica, Jaume Llenas, ha declarado que es importante saber que “el aborto no es la única solución a un embarazo no deseado” y que hay otras posibilidades como por ejemplo dar el hijo en adopción, ayudar a la pareja o a la madre que haya tenido el bebé… –dice Llenas.

La AEE considera que en la sociedad española “no hay homogeneidad en los posicionamientos éticos sobre este tema”, y que “por la trascendencia del asunto y la sensibilidad que suscita”, antes de llevar adelante una reforma de la legislación es “imprescindible lograr el máximo consenso posible”. Proponen para ello “un diálogo abierto y franco entre quienes son favorables a ampliar esta ley y quienes creen que no debería ser así, e incluso que debería ser más restrictiva o no existir”.

Desde la ética protestante, recuerda el comunicado, se ha admitido la opción moral del aborto en el caso de riesgo de muerte de la madre o en el caso concreto de una enfermedad fetal extremadamente grave como la anencefalia (ausencia de desarrollo del cerebro). Partiendo de esta premisa, la AEE cree sin embargo importante que “a fin de aminorar el impacto lesivo de esta práctica, se reduzcan al máximo los periodos legales que se pudieran establecer a la hora de permitir el aborto legal”.

Paralelamente los evangélicos propugnan alternativas en favor de la vida: adopción, ayuda social, y planificación familiar con métodos anticonceptivos, para evitar el embarazo no deseado o situaciones sociales límites que empujen al mismo.

LA TERCERA VÍA
Y consideran fundamental incluir “una tercera vía” en la reforma para que, ante un embarazo no deseado, “la mujer pueda decidir con la mayor objetividad posible, sin verse condicionada o dirigida a priori hacia una fórmula única”. Para ello, dice la AEE, es condición indispensable una información completa de todas las opciones posibles que le permitan evaluar los pros y contras de estas diversas salidas.

En consecuencia, propone aplicar el método de algunos países del entorno democrático europeo, como es el de que cuando una mujer expresa su deseo o intención de abortar, debe pasar por un asesoramiento establecido y reglado, en el que se le informe de las posibles salidas a problemas que empujen al aborto, de los posibles riesgos del mismo, u otras opciones como la entrega en adopción. Tras esto, añade la AEE, con un documento en el que se certifica que ha recibido esta información, la mujer podrá decidir libre y responsablemente qué hacer en cualquier sentido. Es una forma de asegurar, dice Llenas, “de que no sólo se le ha abierto la puerta hacia el camino del aborto, sino que también se le han ofrecido otras alternativas que la ayuden a continuar con su embarazo”, de manera que se cumpla algo en lo que todos (proabortistas y provida) están de acuerdo: el aborto es un mal no deseable para la mujer.

fuente:protestante digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: